CORONAVIRUS – La pandemia no cambia el poder, pero cambia la estructura

La pandemia no cambia el poder, pero cambia la estructura

Andrés Malamud* y su charla de cuarentena.

Por: Aldana Villanueva

El fenómeno del COVID-19 atraviesa al grueso del globo. La pandemia tomó por sorpresa y hace tambalear a un mundo cada vez más provisorio e inestable, desde las grandes economías más fuertes como el caso de Francia, la cual está viviendo su mayor recesión desde el final de la Segunda Guerra Mundial, hasta la aparente crisis política y social según algunos estadistas que hacen futurología y sus resultados parecerían indicarque “las cosas se ven bastantes oscuras” con la economía mundial en declive, el colapso de los sistemas de salud, y los sectores políticos enfrentado este nuevo y desconocido escenario en donde parecen tender a dos caminos igual de vacilantes, o preservar el bienestar sanitario o la estabilidad económica.
El virus corroe de los cimientos del orden mundial establecidos, y muchos intelectuales se preguntan ¿Y luego qué? Este es el caso de Andrés Malamud, quien contribuye con su análisis a nivel global y local sobre la actual situación a través de videoconferencia acercada y difundida por el ciclo de “charlas de cuarentena” de “Alternativa Académica”, agrupación estudiantil de la Facultad de Ciencias Sociales de UBA.
El politólogo comenzó exponiendo su visión general, un tanto “Blade Runner” según sus propias palabras. Predice que la inestabilidad política será la última instancia de una serie de crisis, primero será la sanitaria, luego la económica y como tercera y última, la política, tampoco descarta un posible hackeo de la grandes potencias sobre la elecciones, pero aún así nos brinda una visión menos distópica en donde la consideración esencial de los políticos puede ser positiva, sin embargo nos recuerda “la gente vota con el bolsillo, Winston Churchill perdió las elecciones después de haber ganado la guerra”.
En tanto a los posibles efectos en la economía lo explica a través de una contraposición entre un escenario bélico y el actual, “en el primero mejora la demanda pero sin infraestructura a diferencia del contexto actual, la infraestructura queda intacta pero sin mano de obra. No hay producto para comprar lo que genera una crisis de oferta”, esto deviene en una recesión de países como Brasil o Argentina y el poco incremento económico Chino.
Otro de los temas que abordó según la curiosidad y la demanda de los presentes en la charla virtual fué el turismo internacional y la xenofobia, porque teniendo en cuenta que el virus se originó en China y como en el caso de Donald Trump lo llama “el virus chino”, hay cierta contemplación en el aumento de los niveles de racismo. Sin embargo el analista demuestra que esto es una mera especulación en tanto que no se redujo el turismo en países orientales por epidemia y haciendo una comparación con la pandemia de 1918 comúnmente conocida como la gripe española afirma “nadie se va a acordar donde empezó”, pero el caso es distinto en Europa en donde la situación de crisis es previa a la pandemia, el caso del Brexit y otros países del continente queriendo dejar atrás el euro por encontrar insostenible a la divisa, prevé dos reacciones posibles frente a la inmigración, una de ellas es la radicalización del populismo preexistente en Europa y acelerar el proceso, como en Hungría en donde el Parlamento le permite gobernar con poderes extraordinarios al gobierno de ultraderecha de Viktor Orbán, y una reacción aún mayor ante los migrantes africanos, o puede tener un impacto sanitario menor ya que en sus países existe más costumbre a la muerte.
Sobre la reconfiguración política y la puja por el poder nos dice “la pandemia no cambia el poder, pero cambia la estructura”, y explica el resurgimiento de la política estatal que delega a los municipios tareas en cuanto el Estado se vuelve incapaz de hacer de soporte. La alternativa al Estado para encontrar una cura a la mortandad del virus la dan los sistemas privados como la asociación del magnate Bill Gates y el desarrollo de una posible vacuna, y el Estado tiene la opción de ejercer coacción sobre estos organismos.
Para finalizar, da una resolución sobre lo que cree una salida viable para esta situación de crisis, haciendo a un lado el unilateralismo del “sálvese quien pueda” y dándole el visto bueno a el minilateralismo cooperativista entre China colaborando commodity y Estados Unidos apoyando con la divisa.

Aldana Villanueva
(Ciencias de la Comunicación, UBA)
Contacto: aldanavillanuevaav@hotmail.com

*Andrés Malamud es un politólogo argentino licenciado en la Universidad de Buenos Aires, doctorado en el Instituto Universitario Europeo, investigador en el Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa y autor de diversos libros, entre ellos «El oficio más antiguo del mundo»

Publicado en la versión de papel de El Talar noticias / – abril de 2020 – https://ernestojgarcia.files.wordpress.com/2020/04/el-talar-noticias-247-abril-de-2020.pdf


¿PUEDO SALIR DE CASA?
¿PUEDO SALIR DE CASA?