SOMOS HIJOS DEL RIGOR

SOMOS HIJOS DEL RIGOR

Dr. Hugo Walter Trindade, para El Talar noticias

Es un grato gusto volver a escribir en este diario y su portal, ya que hacía tiempo que no lo hacía, a veces por falta de tiempo y otras por los viajes que debo realizar al interior, para atender las causas en las llevo las defensas de las personas que represento.

Dicho esto y aprovechando que me encuentro “en casa” por la cuarentena obligatoria que impuso el ejecutivo, me voy a referir como lo indica el título a que “somos hijos del rigor”. Una vez más quedó demostrado que somos una sociedad que entiende las cosas “coerción” mediante. En los últimos días he recibido 14 consultas por procesamientos por “violar” la cuarentena obligatoria. Pero es llamativo, las excusas que ponen algunos infractores, como por ejemplo: “yo no sabía que había cuarentena”; “yo estoy sano ya que no estuve en el exterior” lo único que falta es que digan: “Qué es el Covid-19 o el Corona-Virus).

Parecería que hay gente que necesita vivir con la adrenalina del incumplimiento. Un amigo (el cual voy a reservar su identidad para seguir conservando su amistad) iba con su familia de viaje hacia la costa, y le pregunté si había realizado el control de la VTV a su vehículo, encontrándome con esta respuesta: “Que me van a parar con un Toyota Corolla, antes tienen que secuestrar los Dodge 1500, los Renault 12 y todas las catraminas que andan por la ruta; y si me paran con un cien lo arreglo…”.

El D.N.U. presidencial fue claro y concreto: “solamente podrán circular en la cuarentena aquellas personas autorizadas…” y se brindó la nómina de los exceptuados para salir de su casa.

Pero los insurrectos nunca faltan: 1700 detenidos entre la Ciudad y la Provincia, 206 vehículos secuestrados. En Córdoba 6600 detenidos, en Santa Fe 672 y la lista sigue.

El argentino es un ser anómico. Según la Real Academia Española, “anomia” significa: Estado de desorganización social o aislamiento del individuo como consecuencia de la falta o la incongruencia de las normas sociales. Para el caso ni una cosa ni la otra, porque existe organización social y hoy más que nunca existe congruencia entre las normas sociales.

Parecemos el niño que uno le dice no toques eso, y cuando uno se da vuelta lo está tocando. Ahí es cuando aflora la falta de cultura, la falta de criterio, de sentido común. Muchachos, acá nos va la vida a todos, a vos, a mí, a tus viejos, a nuestros hermanos y amigos… pero bueno nacimos así y así nos vamos a morir. “SOMOS HIJOS DEL RIGOR”. 

Dr. Hugo Walter Trindade.

hwtrindade@gmail.com


¿PUEDO SALIR DE CASA?
¿PUEDO SALIR DE CASA?