Los vínculos y el aislamiento social ¿Son antagónicos?