se identifican tres métodos para controlar la infección transmitida por el aire que en realidad tienen probada eficacia